martes, 26 de agosto de 2008

miércoles, 20 de agosto de 2008

Así me siento hoy.

viernes, 15 de agosto de 2008


SECCION ESTUDIANTIL
HOY: ETAPAS INEVITABLES EN LA VIDA UNIVERSITARIA
(Esto es un email que muchos de nosotros recibimos)

Para todos los que hemos pasado por este sufrimiento tan bien expresado en estas líneas

El día antes del examen...

Síntoma 1. - La paradoja del tiempo

El tiempo transcurre, para uno, 200 veces mas rápido que lo habitual: "..la velocidad de las agujas del reloj es inversamente proporcional al tiempo que resta para el momento del examen...". Se cae un lápiz al suelo, y luego de juntarlo sorpresivamente han pasado 10 minutos !!! Una breve merienda nos saca de golpe 45 minutos!!

Frases mas comunes:

¿¿YA...., LAS OCHO ?? !!!


Síntoma 2- Delegación de responsabilidades:

Se resume en una frase: "... ???? QUIEN CARAJO ME MANDO A MI A ESTUDIAR ESTA CARRERA ... ME QUERES DECIR ?? !!!!!!..." (este síntoma se manifiesta repetidas veces a lo largo de todo el proceso)


La noche anterior al examen...

Nota: A partir de aquí ese fenómeno tan agradable como es "el sueño", se
convierte en nuestro peor enemigo, torturándonos, traicionándonos (a las 3:00 a.m. se presenta con toda su fuerza), boicoteando con el pasar de las horas el normal funcionamiento de nuestros órganos: torpeza motriz, dificultad para hablar, pensamientos inconexos, etc. A lo cual uno recurre a antiguas armas para este viejo enemigo: café, agua helada sobre la cabeza, azotes, etc.

Síntoma 3. - Examen de conciencia y arrepentimiento...

En medio de una situación en que una hora vale la vida, uno comienza a recordar aquellas noches que se la paso al pedo mirando tele, divagando en algún bar., o que se fue a dormir sin sueño. Odio a uno mismo (comienza la debacle emocional y motivacional). Recuerda que aquel café con leche con tostadas le impide hoy repasar
la unidad 3, y aquella vez que bajo a comprar aspirinas y llego a lo de un amigo, sea probablemente la causa del próximo bochazo.

Síntoma 4. - Cambio en el orden de los valores y principios...

Todos los valores que uno mamo desde la cuna se trastocaron.

Frases mas comunes:

"...mi vida por una cama..."

"...doy TODO por 5 horitas mas..."

"...pago por el 6 (o 4)..."

"...te juro que si lo veo a este miserable, le pego un tiro en la frente..."


Síntoma 5. - Incursiones filosóficas y metafísicas:

Con el pasar de las horas uno tiende a sacar la parte mas reflexiva de nuestro ser, que en muchos casos denota graves alteraciones del estado psíquico.

Frases escuchadas:

"...uno siente que no sabe nada, y va y le sale todo...el hombre es impredecible...."

"...¿Por que en la vida tenemos que sufrir así?..."

"...para mi He-Man era trolo..."

"...¿te pusiste a pensar que al pedo están las cejas?..."

"...¿que haces si te ganas un palo verde?..."

"...la mujer maravilla, era la mina de Superman?..."

"...de donde viene, "por hache o por be"?..."

"...me gustaría reencarnarme en una tortuga..."

"...mirá esos duendes...Me dan alegría..."


Síntoma 6. - Evasión de la realidad:

Uno sueña con estar a 1.000 Km. de distancia, si es posible en otra época, y si es en otro planeta mejor. (nuevamente síntoma 2, que cada vez se manifiesta con mayor intensidad)

Síntoma 7. - Abandono:

Nuestro verdugo "el sueño" se vuelve casi invencible en esta etapa.

Nuestro aspecto es lastimoso y el sueño genera efectos alucinógenos de lo mas confusos. De golpe parece que las fuerzas nos abandonan, y nos preguntamos si todo este calvario tiene algún sentido.

Frases mas escuchadas:

"...lo que no lo estudie hasta ahora...no lo voy a aprender en 2 horitas...me voy a dormir..."

"...esto no lo van a tomar, no?..."

"...ma si!!!!...se van todos a la puta que la parió..."

"... los duendes parecen querer ponerse agresivos...mejor me voy a la cama"

(SINTOMA NUMERO 2 NUEVAMENTE)


Error: Nuestro enemigo "el sueño" no debe ganar: se aconseja el uso de castigos corporales para pasar esta etapa.


Síntoma 8. - Caos:

En algún momento de la noche todos los síntomas anteriores se dan en forma simultanea provocando un shock en el cerebro del estudiante que desencadenan los primeros síntomas físicos que por otro lado generan frases como estas:

"...yo siempre quise estudiar
periodismo..."

"...¿ y si me tiro por la ventana y termino con esto ? ."

"...¿Vamo' al sur ?!!!..."

"...no me presento..."


Horas antes....

Síntoma 9. - síntomas físicos.

Esta etapa se caracteriza por los síntomas físicos, agravados por la falta de alimento, de higiene, exceso de cafeína, nicotina, alquitrán y stress.

síntomas mas comunes: cólicos hepáticos, mareos, nauseas, acidez, suspiros profundos, espasmos,
tics, contracturas musculares, rigidez facial, contracciones estomacales, brotes en la piel, vista nublada, piel color amarillo claro, ceguera temporal, muerte súbita.

Síntoma 10. - Principio de amnesia ( ...no se nada... )

De golpe uno quiere hacer un muy fugaz repaso, y ve títulos, palabras, definiciones (incluso escritas por nuestro puño), que uno juraría que en la puta vida las ha visto. Esto, a solo dos o tres horas del examen genera nada menos que un estado de pavor y pánico incontrolables. (NUEVAMENTE SINTOMAS 2, 3 Y 6)

Entrando al examen...

Síntoma11. - Al borde del abismo

Uno solo quiere terminar con ese suplicio, ese calvario inhumano y cruel que lo humilla y rebaja a limites insospechados.

Frase mas común: "...que sea rápido..."

El examen finalizado...

Opción A: Aprobado: Exhausto y aliviado se va a tomar una cerveza por ese trago amargo que quedo atrás y por la pronta restauración del normal funcionamiento psicosomático. Salud

Opción B: Reprobado: Exhausto y aliviado se va a tomar una cerveza por ese trago amargo que quedo atrás y por la pronta restauración del normal funcionamiento psicosomático. Salud.

SECCION CONSEJOS PARA PADRES
Momentos críticos II: Se ha echado novio

(Artículo tomado de la Asociación Nuevo Renacer, España).

Llegará un momento en que tu apreciada hijita te diga que está “saliendo”, como
dicen ellos, con un chico de su edad.
Es entonces cuando tus mecanismos como padre o madre se deben poner en
marcha para escrutar si ha elegido bien.
Debes invitarle a comer con toda la familia. Es importante que estéis todos a la
mesa, con vuestras mejores galas.
Una vez en tu terreno, interrógale.
A continuación te proponemos una serie de preguntas que puedes hacerle para
ver si es merecedor de su amor. Lo mejor es que le hagas todas, y por este
orden:


• ¿Dónde os conocisteis?
• ¿Habéis mantenido relaciones sexuales completas o incompletas?
• ¿Vas a casarte con mi hija?
• ¿Dónde tienes pensado vivir?
• ¿De qué trabajas?
• ¿Cuántos hijos vas a darle a mi hija?
• ¿Es tu padre dueño de una inmobiliaria, constructora o similar? ¿Y tú?
• ¿Comerás todos los domingos con nosotros?
• Cuando nosotros ya no podamos valernos, ¿nos mantendrás con parte de
tu sueldo?
• ¿Qué tal estaba el postre?


Es todo lo que necesitas saber. El resto déjaselo a la buena madre naturaleza.
Verás como estará encantado de entrar a formar parte de vuestra familia.

miércoles, 13 de agosto de 2008

SECCIÓN MUJER

Hoy: Sentirse sexy aunque no seas perfecta. Levantar la autoestima.

(Nota de la revista Cosmopolitan : “Sentite super sexy”)

Durante una entrevista reciente, la diosa de Gwen Stefani admitió, así como al pasar, que ella creía que su cuerpo era algo realmente fabuloso. Lo mejor es que quien está regalándose semejante autoelogio no responde en absoluto al clásico modelo Barbie de lolas como globos, cintura de avispa y popa de alta cilindrada. Evidentemente, lo que esta chica tiene en claro es que el sex appeal, el atractivo o como prefieras, no es tanto una cuestión de envase como de contenido. Una suerte de vibración u onda que todas podemos emanar, independientemente de cómo nos veamos. Sí, una siempre puede elegir entre a) pellizcarse los michelines de la cintura con la actitud menos sexy de la Tierra, o bien b) revelar lo sensual que puede llegar a ser. El tema, según lo explica la experta Gloria Brama, “sentirse sexy y segura es algo que está al alcance de cualquier mujer. Sólo hay que reemplazar los hábitos de descalificación personal por otros que nos hagan sentir estupendas”. Y como se logra eso? Seguí leyendo.

Cree en tus admiradores incondicionales

Seguro que recibís elogios y seguro también que, cuando los escuchás, caés en alguno de esos comentarios tontos que solemos decir cuando un piropo nos incomoda. Sin embargo, si muchas y distintas personas halagan tu pelo o tu forma de vestir, no es porque se hayan puesto de acuerdo sino porque tu melena o tu look, efectivamente, les parecen fabulosos. Pero si todavía te cuesta creerles, te pasamos un truco de lo mas cumplidor: cuando te pares enfrente del espejo, concentrate primero en las partes de tu cuerpo que mas te gustan antes de enfocarte en tus zonas erróneas. Sólo eso puede hacer toda la diferencia, ya que te permitirá habituarte a la idea de que realmente sos un bombón.

Fijate en todas esas chicas que a él le parecen sexies ( y que no son perfectas)

Si sos de esas que creen que su novio quiere como pareja a una modelo de lencería con los abdominales impecables y peinado de peluquería, entonces acordáte de todas esas otras chicas que (sin ser clones de Nicole Neumann) también lo dejan con la boca abierta. De hecho, muchos estudios psicológicos realizados a partir de bellezas menos convencionales como Penélope Cruz o Mariana Fabiani revelan que todas ellas resultan atractivas para los hombres, aún cuando no encajen ni por asomo en el patrón Barbie. Según Brama, esto se debe a que “muchos varones encuentran atractivas a las mujeres suaves y menuditas, porque eso les parece muy femenino”. El tema, en todo caso, es que a los hombres les gustan las chicas en todas sus presentaciones, tamaños y formatos. Especialmente aquellas que aman su cuerpo tal como es.

Movete como una diosa

¿Alguna vez te quitaste el abrigo tímidamente en la puerta de un bar porque hacerlo adentro y rodeada de gente te daba tooooda la vergüenza del mundo? Mal hecho, porque un lenguaje corporal pobre y limitado en realidad dice mucho (y malo) acerca de la imagen que tenés de vos misma. Si vamos al caso, lo que hacemos con nuestro exterior influye – y no sabés como – en lo que pensamos y sentimos. De la misma manera, quienes actúan seguras y sexies, a la larga, terminan convencidas (y convenciendo a todo el mundo) de que son unas auténticas diosas. Por eso, para bajar los niveles de adrenalina, cuando tengas que hacer alguna entrada triunfal, ocupáte antes de trazar mentalmente el recorrido que vas a hacer y no te apartes de él. Además, obviá los pasos cortitos de gallina asustada y reemplazalos por largas y seguras zancadas de diosa, cual modelo sobre una pasarela.

Encendé todos tus sentidos

Cuando estás concentrada únicamente en pasarla bien, no te ponés nerviosa ni prestás demasiada atención a lo que te pasa. Esto es algo particularmente cierto entre las sábanas. Por eso, muchas mujeres que se persiguen con partes supuestamente “defectuosas” de sus físicos, la pasan francamente como la mona en la cama, ya que no se sienten muy atractivas. ¿Una buena forma de liquidar este mal hábito? Empezá por sintonizar tus sentidos de uno a la vez. Dejá entonces primero que tus ojos recorran el cuerpo de tu bombón, para después detenerte en el delicioso aroma de su cuello, saborear su piel y disfrutar a fondo de cada una de las sensaciones que experimentás. No pienses demasiado, solamente sentí.

Acordate: no te pagan por ser linda

Si tenes la costumbre de sentirte una loser sólo porque te la pasás comparándote con todas las figuras que aparecen en la TV, acordáte que las actrices, las modelos y vedettes cobran fortunas (lo cual les da el incentivo y también el dinero para lograrlo) para mantener sus cuerpos así de divinos (sumado al photoshop, el maquillaje, los efectos de luz, los 350 peluqueros, estilistas y profesionales de todo tipo que las siguen adondequiera que vayan…etc). Es su trabajo vivir (literalmente) en el gimnasio, comer poco, y tener cada mechon de pelo en su preciso lugar. Lamentarte por no ser como Pampita es, en el fondo, casi tan ridículo como sentirte mal por no jugar al tenis como Guillermo Coria. En vez de eso, tené presente que el sex appeal es una cuestión de diversión y tranquilidad. Cuando realmente la estás pasando bien, tu cara se ilumina y tu cuerpo se relaja. Te ves cómoda y segura de vos misma, y eso, querida amiga, es lo verdaderamente sexy.

OCHO MANERAS VELOCES DE PONERTE EN CLIMA

* Sonreírle a un bonito desconocido.
* Ponerte perfume en el ombligo.
* Animáte a una tanga con tiritas, o a lencería de encaje.
* Decile “sí” al escote profundo y a la ropa sexy (no necesariamente reveladora).
* Saboreá (muy sensualmente) una cerecita al marrasquino.
* Disfruta de un recital a todo volumen y sentí la música corriendo por tu cuerpo.
* Humectá tus lolas muuuuuy lentamente.
* Acompañá el postre con un licorcito, un vino o una copita de champagne.



HOY: ¿Por qué la gente discute de política y religión?

Esta entrada básicamente plantea preguntas.

¿Por que la gente discute de política y religión? Todos sabemos, cuando empezamos estas discusiones, que no nos interesa cambiar nuestra manera de pensar, más bien queremos cambiar la manera de pensar del otro...pero el problema es que, seguramente, el otro está pensando exactamente lo mismo.

¿Para que discutimos entonces? Bueno, yo ofrezco variadas respuestas.

* Discutimos para expresar nuestras ideas porque creemos que son VERDADERAS Y GENIALES y que todos deberían pensar como nosotros. Si no lo hacen o se niegan a hacerlo, es porque son testarudos y necios. Y decimos cosas como "vos no sabés escuchar".

*Discutimos por el simple afán inconciente de matarnos unos a otros.

* Discutimos porque en el fondo todos sentimos que lo más importante es lo que "YO" puedo llegar a decir. El otro siempre está equivocado, y es nuestro deber moral mostrarle la ILUMINACIÓN.

* Discutimos porque necesitamos expresarnos, porque necesitamos ser oídos, porque necesitamos saciar nuestra sed de conocimiento y debate.

* Discutimos porque la política y la religión son excusas excelentes para agarrarse a piñas en las Fiestas de Fin de Año con aquellos familiares que odiamos profundamente, pero no tenemos las agallas para decírselos en la cara.

* Bueno, el resto de mis ideas son todas muy similares.

La pregunta final: ¿Por qué discutimos de política y religión?

Están todos invitados a dejar sus comentarios diciendo qué opinan sobre el tema. Iluminen mi mente con respuestas inteligentes.

martes, 12 de agosto de 2008

SECCIÓN CRITICAS A LA TELEVISIÓN.

Hoy: Patito Feo.

El otro día estaba en el campo esperando para comerme un rico asado, cuando se me acerca la hija del cuñado de mi viejo (no, no es mi prima, si lo fuera no voy a escribir todo eso para decir que es mi prima).
La cuestión es que me puse a charlar con la nena (que tiene unos 7 añitos), un largo debate sobre "Patito Feo" y sus consecuencias en la niñez y adolescencia de hoy. La nena, por cierto, pertenece a un grupito en su curso que se llama, casualmente, "Las Divinas" (no, en realidad de "casual" no tiene nada el nombre. La nena es fanática de Patito Feo).
Ella me contaba que en su curso hay una nena que todas ellas dejan de lado, porque es "re pesada". Yo me interesé por el tema y empecé a prestar atención.

- ¿Cómo pesada? - dije yo - ¿Te molesta? ¿Te trata mal?

- No - me contestó - quiere juntarse con nosotras pero no la dejamos.

- ¿Y por qué no la dejan?

La nena se encogió de hombros. Y a mí se me ocurrió preguntar lo obvio:

- Es fea, no? O al menos para ustedes no es linda.

La nena esbozó una sonrisa pícara. Luego me explicó, a su manera, que la nena a la que dejaban de lado no era como ellas, y que sobre todo, no era linda. Yo escuchaba. No puede decirse que me haya tomado por sorpresa. Más bien reafirmó mi teoría: cuando se estrenó Patito Feo, yo comenté a mi familia y amigos (que tuvieron que aguantar mis indignados y chillones comentarios) que el hecho de que las chicas más malvadas del programa fueran también las más bonitas (o al menos las más "a la moda", las más "cool"), las más sexys y llamativas, no era precisamente un buen ejemplo...Las niñas no van a buscar identificarse con aquellas que no muestren imagen de éxito. Por lo tanto, van a buscar identificarse (a menos que realmente tengan la autoestima por el suelo) con "Las Divinas", las Barbies del programa. Lo terrible del caso es que las Barbies del programa son las Cretinas del programa también. Y todos sabemos que eso lleva a que copien (obviamente, todos lo hicimos cuando éramos chicos) las actitudes de tales personajes.

Y esta nena no hizo más que reafirmarme lo que yo ya pensaba.

- Y decime... - pregunté yo - seguro que hay un grupo que se llama "Las Populares", no? - (recordemos que las Populares son las "enemigas" de las Divinas, y en el programa las Populares son las buenas y medio losers).

- Sí - me contestó, sonriendo con esa sonrisa pícara típica suya y medio poniéndose colorada...La nena de tonta no tenía un solo pelo y se dio cuenta adonde apuntaba yo, a pesar de ser tan chiquita.

Por suerte, pude charlar con ella y demostrarle que lo mejor era ser como las Populares. Porque de todas maneras, ella ya era bonita, no necesitaba despreciar a otras nenas para demostrar que era bonita...Y si además de bonita era buena, sería doblemente bonita y todos la iban a querer más. También le demostré que tal vez, dejando de lado a esa chica sin motivo alguno, tal vez estaba dejando pasar la oportunidad de ¿quién sabe? conocer a una nena súper copada que podía llegar a ser su mejor amiga.
Pero para hacerle entender esto tuve que sentarme a charlar con ella aproximadamente una hora. Y tuve la suerte de que me prestó atención, cosa que no siempre se logra.

lunes, 11 de agosto de 2008

SECCIÓN CONSEJOS PARA PADRES

Momentos críticos I: Hablemos de sexo (ellas)
(Artículo tomado de la Asociación Nuevo Renacer, radicada en España)

Es posible que si tu hija ha llegado ya a los 25 años, tenga muchas dudas acerca
de su sexualidad.
Por culpa de la abolición de la sana costumbre de separar por sexos la
educación y el ocio, probablemente haya hablado en el colegio o la universidad
con chicos antes del matrimonio.
Y quizá (recuerda que tú también fuiste joven una vez) sienta esas mariposas en
el estómago al ver al chico que le hace tilín.


Es el momento de hablar con ella.
Lo primero es buscar el momento adecuado. Por ejemplo, cuando llega a casa el
sábado por la noche. Es un momento en el que la encontrarás relajada y distendida.
Si notas que tiene los ojos un poco rojos y que se expresa con dificultad (se han
dado casos) probablemente sea porque esté agotada después de una semana
de trabajo. En ese caso, lo mejor es que lo dejes para el día siguiente, cuando
se levante con la cabeza despejada y llena de energías.
Una vez llegado ese momento, deberás ser muy franco o franca.


Pregúntale primero si se siente especial. Si está enamorada te dirá que sí,
porque se siente querida por la otra persona. Si te dice que no, a lo mejor lo está
pero no es correspondida. Mal asunto.
Después, mírale a los ojos y en un tono contundente pero conciliador, dile
exactamente esta frase:
“¿Hija mía, has conocido varón?”


Es importante que le mantengas la mirada muy fija, sin parpadear. Este
momento es crucial a la vez que infalible. En función de la respuesta, puedes
hacer tres cosas:


• Su respuesta es no: Gracias a Dios. Dale un beso de buenas noches y
llévale un vaso de leche caliente (si es por la mañana el beso es de buenos
días).


• Su respuesta es sí: Conserva la calma. Pídele el teléfono del chico y
exígele que se case con él.


• Su respuesta es “¿pero de qué me estás hablando?”: No has formulado tu
pregunta de forma clara porque no la comprende. Repítesela hasta que la
entienda o te eche de su habitación. En este caso, vuelve a intentarlo el próximo
fin de semana.

POR CIERTO, PIDO DISCULPAS POR MI LENGUAJE OBSCENO, DESCARADO Y POCO DELICADO. Pero es lo que hay.
Y ahora esto es personal

Otra cosa que me da terribles cólicos hepáticos combinados con fuertes dolores de ovarios, y esto es personal, son los pendejos que se burlan de las personas que escriben sin faltas de ortografía, y con las palabras separadas y completas en el Msn. ¿¿¿Me quieren explicar que mierda tiene de malo???? Si escribo al triple de velocidad que ustedes, no hago esperar a nadie, ¿que carajo les importa si escribo con hache o sin hache, con las palabras escritas como se debe, con signos de puntuación y con separaciones indispensables entre palabras diferentes? Eso sin contar que tales cosas facilitan la comprensión de las palabras, que no se convierten ya en los jeroglíficos indescifrables que uno tiene que aguantar cuando habla con la mayoría de los pendejos de 18 para abajo.



Y aún hay más Aquí están las Winx. Noten como la "inteligente" del grupo (es la que está siempre vestida de lila y la que está siempre más tapada, con más ropa, y por cierto, es la única que lleva pantalones en su uniforme de combate) está siempre medio fuera de la escena.

Otra cosa que me produce incontrolables ganas de vomitar es esa onda que está pervirtiendo a las pobres nenas de entre 6 y 12 años, de las “Winx”, las “Bratz” y no sé que mierda más.

Todas una manga de pendejas taradas (los dibujitos, digo) que supuestamente son inteligentes, o guerreras, o no se qué, y van todas vestidas de putas bolicheras a combatir el mal o sencillamente a vivir aventuras pelotudas que nos llevan a pensar en la imagen de putas histéricas desesperadas por un hombre que le dan a las nenas que las ven, y que, como todos lo hicimos, quieren ser como ellas.

Y lo peor, es que realmente son bien tontos los personajes de tales dibujos. Las Bratz, por ejemplo, según he investigado, de lo único que se ocupan es de la moda. Sólo para conquistar el mercado adolescente con imbecilidades inútiles que no aportan nada productivo. Si al menos la moda sirviera para modificar y levantar bajas autoestimas, ok. Pero todo lo contrario. Las nenas y adolescentes se sienten feas o “losers” porque no son o no se visten como las pelotudas esas. Lo mismo que mi generación con las “Barbies”.

Noten que en tales dibujos, siempre son un montón de minas solas, vestidas de putas cabareteras (excepto la inteligente, que siempre está vestida de monja o toda tapada, que casualidad), la cuales tienen muy pocas luces, y siempre hay en cada dibujito un solo hombre, o dos, y siempre todas, de alguna u otra manera, cuando el chabón está cerca, se ponen taradas y se ponen todas al servicio de él o dan muestras de estar desesperadas por su compañía y aprobación.


O sencillamente, como las Bratz o las pelotudas de My Scene, buscan “conquistar a los chicos” como máximo y patético objetivo de su vida.

Y al primero/a que me venga con la apología de las Bratz, my Scene, las Winx o las Barbies le arranco los ojos y se los corto en pedacitos.


O como Rebelde way, por ejemplo, ese programa de mierda que lo único que les transmitía a los adolescentes era una imagen de desafío innecesario a la autoridad, cuando muchas veces velan por nuestro propio bien (aunque claro, no siempre), y de promiscuidad total en que pendejas de 17 años se la pasan encamándose con pendejos de edad similar. Lindo ejemplo.

Así es como luego tenemos embarazos adolescentes, por ejemplo, o chicas que tienen relaciones cuando aún no están listas, con chicos que lo están aún menos, llevándose un horrible chasco o trauma de una experiencia que tiene que ser placentera.

Y con esas rebeldías pelotudas! TRANSMITAN VALORES. Muestren rebeldías reales, quilomberas de verdad, pero por cosas importantes. Eso sí que es bueno; hace que los chicos se sientan fuertes, y que sientan que SÍ pueden cambiar el mundo.

PARA TODOS LOS QUE ESTAMOS HARTOS

ADVERTENCIA: ésto es expresión abierta y completamente destapada. Es sólo para aquellos que estén cansados de toda la idiotez y falta de sobriedad de nuestra sociedad actual, sumada a la hoquedad (¿) generalizada. Si usted es de esos, por ejemplo, estudiantes de facultad apasionados por las ideas utópicas y pasadas de moda, esto no es para usted. Deténgase antes de estrellarse con la realidad.



Estoy harta de muchas cosas. Estoy harta, por ejemplo, de ver a la gente joven como yo defender ideales que ni siquiera comprenden, y que pertenecen a otras épocas, a las que sólo conocen, si es que leyeron algo, por los libros. Dios, ¡modernícense!

Es increíble escuchar, de los labios de un portador de una archiquemada remera del “Che”, contestar que “peleó por sus ideales, por la gente”, cuando uno le pregunta si conoce su historia. No saben más que eso, la mayoría. O ver a pendejos de 20 años proclamar a viva voz la grandeza del General Perón. Ni siquiera se molestaron en leer o investigar por su cuenta las diferentes opiniones que hay sobre él, para formarse una idea realista.

Crecieron escuchando las terribles anécdotas de la dictadura, y creyendo que los terroristas (y estamos hablando incluso de aquellos que actuaban antes de la dictadura militar) actuaban por “una causa justa”… ahora son todos mártires!!!! Y mataron miles de personas!!! Al César lo que es del César, y a Dios lo que es de Dios. Si vamos a condenar a unos por asesinos, lo que me parece perfecto, condenemos también a los otros!! Pero como todos sabemos, la historia la escriben los vencedores.

Perón dijo, con referencia a los montoneros: “Me dicen que los muchachos ponen bombas… quien no puso bombas cuando era joven??”…
A lo que uno contesta, indignado: ¡¡¡¡¡Yo no puse bombas, hijo de puta!!!!!

Estoy harta de que en mi facultad hablen de “Represión brutal” y vuelvan una y otra vez sobre las terribles épocas pasadas cada vez que los manifestantes de tal o cual cosa se zarpan, incendian, rompen, y lógicamente los reprimen.

Estoy completamente podrida de no poder hablar y decir lo que realmente pienso en la facultad (que viven llenándose la boca con la “libertad de expresión”) por miedo de que me caguen a trompadas, o sencillamente que me denigren y me den fama de “retrógada”, “nazi”, “facha”, e idioteces por el estilo, cuando ni siquiera parecen saber lo que esos términos significan.

Hoy en día, cualquiera con ideas de centro es “facho”. Dios… LEAN DOS LIBROS Y DESPUES HABLEN!!! Estoy harta de que debatan gansadas que ni siquiera nos importan en vez de permitirnos estudiar las cosas realmente importantes, que harán que el día de mañana seamos capaces de realmente cambiar el mundo. CONOCIMIENTO ES PODER, manga de imbéciles!
Si van a debatir idioteces, háganlo fuera de la clase! No tenemos porque perder horas de aprendizaje para escuchar a unos imberbes que no saben exactamente quién era el Che Guevara más que lo que leyeron en una cajita de fósforos, y encima HABLAN!!! En vez de decir pelotudeces, escuchen a los tipos que saben mas que ustedes, y se rompieron el culo para estar ahora dando clase!

Estoy harta de todos los pendejos (y adultos) que leen dos libros y por eso se creen “cultos” y opinan de cualquier cosa, y sobre todo de cosas que no vivieron, dando juicios y repartiendo condenas. A lo sumo, lo interesante sería oír un análisis histórico objetivo, manga de idiotas sumadores de estupideces a un mundo saturado de estupideces!!!
Los que pongo a continuación son estereotipos del estilo de cada mujer en cuanto al arte de la seducción y como se ven por fuera. Obviamente, en la vida real, se dan combinados. Lo piola es elegir el que mas se adapte a una, y darle el toque personalizado.

La chica playboy

Es una chica segura, simpática, ruidosa, decidida, desenvuelta, que sabe lo que quiere, que se viste sexy y bastante reveladora…sin ningún problema con el qué dirán. Usa escotes, ropa apretada y le gusta exhibirse. No tiene miedo de nada, pero no en un sentido “desafiante”…en realidad parece no ser consciente del peligro. Es una mezcla de diversión, desafío, y rotura de reglas. De día se maquilla poco, aunque no nada, pero de noche sube un par de cambios.

Se basan para seducir en el sentido de la vista. Los colores que favorecen este tipo de impresión son los colores “chillones”: el rosa chicle y fucsia, el turquesa fuerte, el amarillo, el blanco, el rojo furioso, todo aquello que sea brillante y estridente, como su personalidad. Las telas que mas se adaptan son el denim, el algodón, la lycra, los “animal print”, el cuero, el chinz, las cosas de red.

La misteriosa

Tiene una voz profunda, suave, hechizante. Los movimientos son lentos y cuidadosos. La mirada es penetrante y un tanto lánguida. Su estilo es el “hechizo”. Su maquillaje es de tipo dramático. La idea es seducir desde los sentidos que no tienen tanto que ver con la vista…el oído, el olfato, el tacto…la vista es secundaria. Su forma de seducir es sutil y muy lenta, puesto que es el encanto desde la personalidad y el lenguaje corporal. Los colores que favorecen este estilo son obviamente el negro, el rojo oscuro (tipo sangre de venas, no de arterias que es rojo furioso), el verde azulado, el púrpura, el verde “veneno” (no sé que nombre ponerle), el rojo carmesí, el marrón. Su forma de vestir es sólo “insinuante”, nunca reveladora. El escote muestra los hombros y la zona de las clavículas, y el nacimiento del pecho, pero nunca “muestra”. Los tipos de telas (seda, satin, cuerina, gasa, terciopelo, encaje, algodón con lycra, etc) son muy importantes. Tienen que ser “incitantes” a ser tocadas (las telas).

La mujer fuerte

Esta suele combinarse con la anterior. Seduce desde la mente. Son mujeres fuertes en todo sentido, inteligentes y serias. Sus movimientos son fuertes, decididos, pero elegantes. Su mirada es penetrante. Suelen parecer frías. Hablan poco. No gritan. Son humildes en lo aparente, pero seguras de sí mismas por dentro…un tanto soberbias y autosuficientes también.
Utilizan colores sobrios. No son llamativas desde el punto de vista del “look”, aunque se visten elegantemente. Aunque de hecho eso les haga llamar la atención, puesto que no es muy normal. Las telas que se adaptan son el algodón, la gamuza, el denim, el nylon, el poliéster, el corderoy, el jersey, etc. Generalmente son personas muy sufridas y por lo tanto sabias, y también buenas personas. Su punto sexy se encuentra en esa especie de “inalcanzabilidad” que muestran.


La chica frágil y tierna

Esta es una personalidad muy útil si lo que querés es que te inviten a salir apenas te ven, o bien que se te tiren encima. Es un poco peligrosa porque no impone mucho respeto. Pero también inspira mucha ternura y deseo de protegerla, lo cual juega a favor en ese aspecto. Aunque si le toca un enfermito es probable que se quiera aprovechar de su “fragilidad” e “inocencia”.

El punto es que este tipo de chicas es dulce, delicada, femenina, frágil, simpática, suave, tierna, inocente…Es como una niña en cuerpo de mujer. La mirada es limpia, inocente y brillante. Son tímidas, hasta que toman confianza. Necesitan de un protector y un guía.
Los colores que favorecen este estilo son los duraznos, blanco, crema, turquesa claro, rosa, verde loro suave, marrón…etc. Las telas son el algodón, la lana suave, la gamuza, el denim, el poliéster, la gasa, el satin, el corderito y el corderoy, etc. Todas aquellas telas que den impresión de sutilidad y suavidad.
SECCION CONSEJOS PARA PADRES

Mi hijo pasa mucho tiempo en el baño
(artículo tomado de la Asociación Nuevo Renacer, radicada en España)

El tiempo que pasa un adolescente en el baño es unos 15 minutos superior
al que emplea un adulto en hacer las mismas necesidades fisiológicas. Seguro
que más de una vez se lo ha preguntado, ¿verdad?
Pues bien, (...) podemos decirte que si bien sigue siendo un misterio (algunos de nuestros socios plantean la necesidad de
irrumpir de golpe sin llamar a la puerta) las respuestas son variadas. Si tienes un
hijo adolescente pregúntaselo.

Hasta el momento, estas son las 5 respuestas más repetidas:

1. “Perdona mamá, se atascó el pestillo y me he quedado encerrado”
Esta es una teoría que puede funcionarte. Eso sí, asegúrate de que en vuestro
lavabo existe tal pestillo. Se han dado casos en los que no.

2. “¿Que qué hacía?, pues leer”
Otra interesante respuesta. Pregúntate esto: ¿cuándo le has visto leer sin que le
obliguen?

3. “Me estaba duchando”
Esta respuesta es válida, excepto si estás en julio a 1º y no se ha
molestado en encender el calentador. Sospecha.

4. “Me he caído en la bañera y me he desmayado”
Puede ser, estos chicos siempre están llamando la atención. Quizá sólo necesite un
poco de atención. Que te enseñe el moretón.

5. “He hecho un viaje astral en la ducha”
Mentira, todo el mundo sabe que los viajes astrales nunca ocurren en una ducha.
El agua desactiva su poder.


Ahora se me cantó poner fotos de viajes. La de arriba soy yo, disfrutando la libertad en un páramo de las riberas del Paraná.


Más aclaraciones:

* No soy agresiva, sólo me divierte mucho pegarle suavemente a la gente.

* No soy racista. Odio a todas la razas por igual, todas las personas somos una porquería, no es una cuestión racial.

* No discrimino a los homosexuales, solamente las locas me causan gracia.

* No soy misógina, solamente tengo muchos más amigos varones que mujeres.

* No soy agrandada ni petulante; sólo siento una enorme confianza en mí misma.

* No soy materialista. Soy rata, que es otra cosa.

Breve Aclaración

La única finalidad de este blog es el humor y el entretenimiento, principalmente mío. Probablemente aquí no encuentren nada muy serio (suficiente tengo en la facultad), porque hago este blog para mi divertimento personal. Si logro que a alguien más le guste, estaría buenísimo. Y sino, va a ser mejor que les guste porque los voy a ir a buscar uno por uno.

Los que me conocen personalmente saben a qué viene esta aclaración.

Ave amigos!


Les gusto mi cuentito? Fue un parcial, y me saque un diez...Soy intelectual! Muy inteligente! Ay que bonita soy!!
DESCARTES Y HUME ABREN UN RESTAURANT


Nota preliminar: este texto muestra a los filósofos aplicando sus respectivas ideologías a la vida real, por lo que muchas de sus ideas aquí presentadas, aunque conservan su base conceptual, se encuentran adaptadas a situaciones de la vida cotidiana, y algunas se deslizan muy sutilmente. Hay que tener en cuenta que, más allá de sus pensamientos, eran personas que vivían en un mundo real y tenían problemas reales, y por más que pensaran de determinada manera, debían vivir como cualquier mortal en este mundo, que tiene sus propias reglas.
He situado la historia en un tiempo casi actual.



Lunes por la mañana. El teléfono sonaba solitario en la casa de René Descartes. Viendo interrumpido su único sueño tranquilo en varios días, contestó, casi con un gruñido:

- Grñnmsdñmgbs… MmmHola?

- Hola, René – saludó la voz queda, segura y pausada de David Hume - No voy a preguntarte si estabas durmiendo… es algo bastante obvio. Te pido me perdones, pero tengo que hablarte de algo importante, y creéme, querrás escucharlo.

Descartes quedó en silencio unos segundos. Últimamente, su situación económica era cada vez peor, al igual que la de David. Por supuesto, se encontraba desesperado por solucionarla, pero en los últimos tiempos, las “ideas” que (muy frecuentemente) aportaba David, traían más problemas que soluciones. Sin embargo, esta vez sonaba más seguro de lo normal, así que decidió escucharlo una vez más. De todas maneras, ese día no tenía nada importante que hacer.

- Te escucho.

- Bien. Supongo que habrás notado que en este país tuyo el buen comer es todo un arte y una costumbre, y además, Francia se destaca por su delicada cocina. Bueno, luego de largas horas de pensar una nueva forma de salir de este embudo económico que estamos sufriendo, vino a mi mente esta brillante idea: abramos un restaurante.

- Qué??????!!!!

- Sí, mi amigo. Lo que escuchaste. Mi idea no es simple ni común. Deseo que nuestro restaurante sea el mejor de todo París; los mejores platos, la mejor atención, la mejor ambientación. Te espero mañana a esta misma hora en el café de siempre para hablarte de mi idea cuando estés más lúcido.


Y colgó.
Descartes quedó pasmado, como siempre que su colega venía a él con una de sus “brillantes” ideas. Díos mío, pensaba. Lo último que quisiera es dedicarme a una actividad tan material como es la cocina y las finanzas. Pero entonces, su estómago se retorció, y recordó que ciertas necesidades urgentes del ser humano deben ser satisfechas a través del dinero y el trabajo, sea de la clase que sea. Se resignó, una vez más.


Al día siguiente, un hombre alto, de porte erguido y orgulloso se encontraba cavilando en la mesa de un café. Su expresión denotaba que su mente estaba elucubrando algo grande. Sus labios dibujaron una sonrisa astuta, complacida de sí mismo. Sabía que era lo que vendría después.
Entró entonces en el mismo café otro hombre, algo más bajo. Su rostro mostraba una profunda preocupación, y la angustia llevada durante meses comenzaba a dibujar líneas en su frente. Se sentó a la misma mesa del hombre alto y orgulloso, mientras éste le miraba con cierta diversión. Parecía causarle gracia la expresión preocupada que su acompañante traía.


- Hola, colega. Te noto… tenso. ¿Te sucede algo? – dijo Hume, sonriendo pícaramente.

- Sabés perfectamente qué es lo que me pasa. No te hagas el gracioso, no estoy para bromas. Contáme de una vez qué es lo que tenés en mente.

Esta actitud era exactamente la que Hume esperaba. Sin esperar más, rápidamente comenzó.

- Simple, René, muy simple. Un restaurante, en pleno centro de París. La mejor cocina francesa, y también, por qué no, británica. La mejor atención en toda Francia. El ambiente más lujoso, más glamoroso. Apuntaremos a clientela de alto nivel económico, lo que nos asegurará fabulosas ganancias, te lo aseguro. Por supuesto, eso depende también del factor calidad, que no pienso descuidar. Pero necesito un socio, no puedo encarar este proyecto yo solo, y aquí es donde entrás vos, querido colega.

- Muy bien. A ver, necesitamos fondos para empezar.

- Ya los conseguí. Acabo de heredar una pequeña fortuna de un pariente mío que falleció, y antes de despilfarrarlos y volver tarde o temprano a esta situación en que estoy ahora, prefiero invertirlos. Pero necesito ayuda para llevar adelante este proyecto.

Por primera vez, Descartes comenzó a sentir cierta esperanza. Parecía posible. Pero aún faltaba mucho por preguntarle al entusiasta David.

- Está bien, tu idea parece plausible. ¿Qué tipo de cocina pensás presentar?

- Ya lo dije: cocina francesa y británica, lo mejor de lo mejor.

- ¿Y cómo pensás seleccionar los platos?

Hume rió. Ya sabía adónde apuntaba su amigo. Pero no era el momento de este tipo de debates.

- Decime si estás de acuerdo con la idea o no. Ya veremos el resto.

Resignado, aceptó.

Días después, un local enorme y algo descuidado en pleno centro de París comenzaba a ver movimiento. Muebles que entraban y salían, pintores, albañiles. Todo mostraba que se estaba preparando la inauguración de un lugar prometedor. Descartes observaba en silencio cómo los muebles eran entrados y acomodados dentro del recinto, cómo los pintores iban salpicando de color las paredes, y cómo su amigo daba directivas a unos y otros. Y no podía evitar que lo asaltase esa misma angustia de siempre, que se acentuaba con los cambios vertiginosos y las cosas que sucedían de repente. Su mente no podía dejar de preguntarse si lo que estaba viviendo era real. Veía, sí, como cada persona ejecutaba una tarea; escuchaba los educados pedidos de los trabajadores de que les hiciese paso para colocar los muebles, accediendo él y cambiando de lugar en el salón una y otra vez; pero aún así, dudaba de si su mente no le estaba jugando una mala pasada y todo era un sueño. Y si es un sueño, por favor, no quiero despertar, pensaba. Porque si despertaba, era probable que todas sus esperanzas de superar el mal trago que le estaba haciendo pasar la vida en este momento desaparecieran. Es más, pensó, es probable que mi propio inconsciente, en su deseo de superar esta etapa, esté imaginando todo esto. Un escalofrío recorrió su espalda.
Sumido como estaba en estos pensamientos, la voz de su amigo le despertó de su ensimismamiento.

- ¿Y? ¿Incrédulo? ¿Qué decís ahora? Supongo que estás notando como todo toma forma de a poco.

Descartes asintió. ¿Qué podía decir?

- Bueno mi amigo, es el momento de tocar el tema “cocina”. Esto es lo que pienso hacer. Degustaremos cada plato, es decir, cada receta, y elegiremos entre las mejores. ¿Qué te parece?

El incrédulo dudó nuevamente por un momento. Al fin, explotó:

- Me parece una muy mala idea. Imagino que sos consciente de que no todas las personas perciben los sabores, olores y colores de igual manera, y que lo que a nosotros nos parezca delicioso y atrayente, tal vez para otro no lo es. Nuestros propios sentidos muchas veces sienten las cosas de una manera y otras de otra. Inclusive a veces confundimos sueños con realidades, lo que debería demostrarte que fácilmente podemos ser engañados. Además, por más que uno intente hacer las recetas al pie de la letra, los platos siempre salen con alguna diferencia. Por lo tanto, no podemos saber si los platos que presentaremos son los mejores o no. No podemos conocer su verdadero sabor, porque tal no existe. Es un entramado tan complejo de ingredientes que es imposible conocer con certeza a qué sabe. Por lo tanto, nunca sabremos qué sabor tiene lo que estamos ofreciendo, ni si es lo mejor, o de la mejor calidad. Ni siquiera sabemos, en rigor, si lo que estamos viviendo en este momento es realidad o es sueño, y si los platos que vamos a ofrecer realmente existirán o no.

Hume no supo qué responder. Pero entonces, súbitamente, su mentalidad empirista salió a la luz, y su carácter práctico y tajante prontamente elaboró una respuesta.

- No puedo creer lo que escucho. Nadie en su sano juicio dudaría de que las cosas que vemos, tocamos, olemos, escuchamos, gustamos, existen. Si la comida no existiera, no te podrías alimentar. Y no me vengas con que tampoco existís vos porque tu teoría misma demuestra, a su manera, la existencia del yo. En lo único en que estoy de acuerdo es en que no hay garantía de que los platos salgan siempre exactamente iguales. Pero sugiero entonces, para remediar esto, aunque sea en parte, contratar sólo cocineros altamente experimentados, y capacitarlos en la preparación solamente de nuestros platos, así el margen de error es mínimo. Además, claro, de que prueben una y otra vez los platos mientras los preparan, así sabrán como va quedando.

Descartes hizo una mueca de asco.

- Veo que la higiene no te preocupa tanto como yo creía. ¿Todos los cocineros probando las mezclas todo el tiempo? Puaj. Además, ese sistema también es ridículo. La única manera de que los platos saliesen siempre, sino iguales, parecidos lo más posible entre sí, sería que las recetas fuesen tan minuciosas y detallistas que no dejasen nada librado al conocimiento experimental del cocinero, y que fuesen tan pero tan claras que no dejasen el más mínimo asomo de duda sobre cómo deben hacerse y a qué deben saber los platos. Nuevamente te lo digo: “probar” las cosas no sirve. Si el cocinero tiene algún defecto en su olfato o en su lengua, y no puede percibir correctamente sabores u olores… ¿qué garantía hay de que todo salga bien?

- No alcanza con una receta perfecta. Por más que tengas todo razonado, no podés saber antes de experimentar cómo serán las cosas, que efecto tendrá cada ingrediente, cada batido, cada golpe de calor. Si agrego a una mezcla una cucharada de pimentón, no tendré certeza de a qué sabe ahora la mezcla a menos que la pruebe.

- Sí, pero ni aún así tendrías certeza de nada, ya te dije que no sirve basarse en los sentidos.

Hume se exasperó.

- ¡No lo puedo creer! Tenemos un buen negocio en puerta y no parás de encontrarle trabas. ¿Qué es lo que buscás? ¿Cerrar el restaurante? Todavía ni siquiera lo abrimos. Te voy a pedir encarecidamente, antes de que pierda los estribos, que pienses un momento en lo que estás diciendo.

Quedaron en silencio unos momentos. René estaba igual de desesperado que David por salir de sus problemas, pero no podía dejar de lado todas las dudas que sentía. Sin embargo, veía una solución posible.

- Se me ocurre una idea que puede dejarnos a ambos hombres racionales contentos. Presentemos un menú de platos extremadamente simples. Con buen sabor y bien preparados, pero simples. Por ejemplo, un pollo entero asado, frutas de postre, vino o agua para beber. Yo sé que vos también sos amante de lo simple, y de las cosas evidentes que no tienen margen de error. Podemos poner enormes fuentes con frutas a la vista para que la gente se sirva, es decir, no escatimar en abundancia. Podemos servir banquetes de carnes y aves asadas, grandes variedades de vinos… sin necesidad de recurrir a recetas complejas, que nos llevarían a este tipo de discusiones sin fin. Podemos hacer un restaurante que se base en la simpleza, en la comida lo más al natural posible. Podría ser un nuevo concepto en restaurantes y alimentación.

Hume no contestó de inmediato. Podría ser, pensó. Era una idea bastante rentable, puesto que nadie lo había hecho antes. Podrían ambientar el restaurante con un estilo selvático, llamativo y novedoso, o tal vez románico, y presentar enormes cantidades de comida en bandejas, con variedades de carnes, aves, frutas, verduras, vinos, jugos de fruta… todo preparado en la forma más simple y natural posible. Y que los clientes tomaran lo que quisieran, pagando una tarifa fija. Tenía que admitir que la idea era original. Es más, hasta tal vez impusiese una moda.

Sus manos se estrecharon. Era un trato.

Un mes después, nació el primer restaurante del mundo en que el concepto, la meta, era lo simple. La mejor forma, decían sus dueños, de saber qué estamos comiendo, es comer algo simple y de sabor claro y definido. Pruebe, experimente, y después deje su apreciación de la experiencia de olvidarse de las complicadas y excéntricas recetas del mundo de hoy. El lema parecía intentar poner de acuerdo las antagónicas tendencias ideológicas de ambos socios.

El restaurante prosperó, durante un tiempo, hasta que la mentalidad barroca y hambrienta de lujos de casi todos los seres humanos (y más aún de aquellos con mucho dinero, que fueron los primeros que atrajo el restaurante debido a su concepto nuevo y vanguardista) se aburrió de la idea de la alimentación “simple”, y fue en la búsqueda de horizontes más entretenidos y menos sanos.
Y fue entonces cuando los filósofos entendieron, sobre todo Descartes, que este mundo nos propone sus propias reglas, y que la vida material tiene sus ventajas y desventajas, pero que para sobrevivir en este mundo necesitamos adaptarnos a él, aunque dentro de nuestro fuero intelectual podamos pensar que toda nuestra vida ha sido un sueño. Pero si queremos que ese sueño sea lo más agradable posible, debemos intentar adaptarnos a las condiciones necesarias para la supervivencia en él.

El Comienzo

Hola amigos, amigas, amig@s...

estoy de excelente humor, charlando con un amigo que me hace reir durante largos minutos, y me mostro su blog y me entusiasme...Quiero llenar de sandeces la web.


Asique bueno, las proximas semanas, cuando se me ocurra alguna divertida estupidez para decir, empezaré el blog.

Muchas gracias y que tengan un buen dia.


Ave!